miércoles, 26 de enero de 2011

Ideas desordenadas

Brindo porque en la actualidad ser caballero es sinónimo de ser pendejo, y aun así elijo ser caballero.

Porque el estúpido de Chuy nunca está listo a la hora que acordamos.

Porque hoy pasé un día genial pero mi maldito subconciente no me deja en pazy a huevo tiene que arruinar las cosas.

Porque la pinche música que elegí para leer, en conjunto con el maldito libro que estoy leyendo me provocaron aflorar demasiados sentimientos.

Porque tengo ganas de maldecir.

Sii, estoy tan confundido que ya no sé si hago mal o si es lo correcto,

Porque ni siquiera estoy seguro de lo que siento

Porque esta sensación me saca de mi zona de comfort

Porque el trabajo me agobia cada vez más

Porque ya no se ni a quien culpar, ni que pretexto sacar, el asunto es que resaltan las cosas malas, aun no aprendo a gozar y apreciar las cosas buenas, sin antes buscarles el lado malo.

Porque en este preciso momento me siento solo, pocas veces ocurre, pero cuando ocurre COMO DUELE!

Porque soy tan imbécil que puse a cargar mi celular y a las 2 horas me di cuenta que no estaba cargando

Porque no encuentro complacencia en muchas cosas, aunque estoy convencido que antes lo eran

Porque ni siquiera siento necesario hacer pública esta entrada al blog, estoy triste, pero me gusta estar triste solo.

Porque a veces vuelvo a 'no entenderme ni a mi mismo'

Porque creo que no soy capaz de enseñar con el ejemplo, cosa que antes presumia, pero hoy parece tan lejana

Porque extraño a mi familia

Porque, estas malditas lagrimas no me dejan ver ni lo que escribo

Porque tengo casi 17 mil cosas pendientes por hacer y no hago ni madres

Porque me hago pendejo a mi mismo

Porque el día que alguién más lea esto pretenderá estar 'preocupado' por mi, pero espero que no sea muy pronto

Porque sé que suena una tontería escribir esto y esperar que nadie lo lea, pero es una forma de expresar lo que siento, sin necesidad de llamarle a nadie, sin molestar, sin andar pidiendo favores para que me escuchen.

Porque cada vez que llamo a alguién para invitarle un cafe, a cenar, a ver una peli, o simplemente platicar, no significa el hecho de convivir, si no mera necesidad de estar con alguién, de sentirme bien.

Porque la batería de este aparato ya está a punto de fallecer

Por eso y por lo que me reservo